fbpx

Feng Shui Tips: Evita colgar ropa en las puertas

Vas toda feliz hacia el baño o a tu dormitorio y al abrir la puerta: ¡ZAS! Te pega un sopapo de vuelta, que no sabes ni de dónde te ha venido. ¿Te ha pasado? Es la venganza de las puertas.

Quizá esta escena (tan familiar, ejem, ejem!) te ha hecho sonreír y te lo tomas a risa por lo cómico de la situación. Me río contigo porque me ha pasado a mí también. Te voy a contar las consecuencias que tiene colgar una montaña de ropa en la puerta, a nivel de Feng Shui.
Es muy habitual utilizar percheros de puerta hoy en día, especialmente ahora que los encuentras de quita y pon, y ya no se caen al cargar de más y despegarse de la superficie de la puerta, la pared o las baldosas. A pesar de lo práctico, pequeño e inofensivo que pueda parecer un simple perchero de puerta, no es nada recomendable porque:

  • Limita el acceso, y eso dificulta la libre circulación de la energía y de personas.
  • Bloquean y estancan el Qi, creando pesadez y densidad al ambiente.
  • Crean caos y ruido visual.
  • Te puede llegar a pegar tu puerta, si cargas mucha ropa en su perchero.

No puedes enfadarte con las puertas, ni aunque te peguen. Las pobres no son responsables de tu caos.

BLOQUEOS DE ENERGÍA O QI

Piensa en el agua, cuando está en movimiento es dadora de vida, cuando se estanca es fuente de enfermedad, ¿verdad? Pasa lo mismo con la energía. ¿Has visto alguna vez el curso de un río en una zona con poca pendiente? Crea unas curvas llamadas meandros donde se acumulan sedimentos, hojas y todo tipo de material que el agua arrastra. Eso mismo pasa dentro de tu casa en rincones alejados del paso principal de la energía.

Detrás de puertas, rincones entre muebles y paredes, recovecos de la estructura de la casa… Todos estos espacios acaban acumulando energía estancada en el mejor de los casos o desorden, caos y crispación en casos peores. Cuando cuelgas montañas de ropa del perchero de tu puerta, no dejas que ésta se abra completamente, dificultando el acceso y bloqueando la circulación de la energía. Si no entra con facilidad, la energía de la estancia entera se estancará, no solo un rincón.

Los bloqueos de energía son problemas muy habituales y los encontramos en todas las casas, lamentablemente. Son los responsables, entre otros, de que un espacio enferme. Sí, los espacios enferman, especialmente cuando están en manos de personas que no son conscientes que de ellas depende el estado energético de su casa. Una vez descubres cómo cuidar de esos rincones regularmente y movilizar la energía allí estancada, todo fluye mucho mejor.

Por todo ello: Deja las puertas libres. Busca otro tipo de almacenaje, reservando un espacio en tu armario por ejemplo, para esas prendas que cuelgas de la puerta. Minimiza al máximo la ropa que utilizas y no necesitarás un perchero de puerta.

¿Tienes alguno en tu casa? ¿Alguna vez te ha llegado a pegar una puerta?

Sobre la autora:

Soy Susanna Cebrián y mi misión es acompañar a mujeres como tú en el proceso de descubrir el secreto que transforma una casa en tu HOGAR.

Para mí, Feng Shui es sinónimo de EMPODERAMIENTO, de RECONEXIÓN profunda con la naturaleza, LIBRE de miedos, coacciones, supersticiones y connotaciones de otras culturas.

Feng Shui te reconecta con tus propios ritmos, simplifica tu entorno, haciéndolo más amable, más nutritivo y más tuyo.

www.fsnewhabitat.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies