fbpx

El (buen) uso de los espejos

Si estás pensando en colocar un espejo en una estancia debes saber que los espejos son unos elementos decorativos que además de embellecer el entorno tienen la capacidad de activar la energía. ¿Sabes cómo utilizarlos correctamente?

 

Lo primero que deberías preguntarte, aunque pueda parecer de sentido común, es qué va a reflejar. Todo aquello que esté delante del espejo será duplicado, así que hay que tener especial cuidado de que no se multiplique el caos visualmente, pues de forma muy sutil, te afectará verlo cada vez que pases por delante. Si lo que refleja son plantas o cualquier otro elemento de la naturaleza, ten en cuenta en qué área del Pa Kua se está duplicando pues esta imagen en esta zona puede que sea contraproducente o potenciadora.

Los espejos pueden crear profundidad colocados en zonas ausentes de un espacio. Si los colocas en un rincón que falta de la casa, puedes ampliarlo con la ilusión óptica que éste crea. Así si la casa se tu vecino entra invadiendo tu vivienda en alguna estancia, puedes contrarestar dicha invasión con la ayuda de un espejo.

Siempre que puedas utiliza espejos de cuerpo entero. Imagina que tienes un espejo en el recibidor, es grande y está colocado horizontalmente. Como método para agrandar el espacio está muy bien pero si siempre que te reflejas en él sólo ves tu cuerpo de cintura para arriba y nunca ves tus piernas, terminarás por “desconectar energéticamente” esta zona de tu cuerpo.

Algunas escuelas de Feng Shui clásicas utilizan los espejos para “borrar” aquellos espacios que creen indeseables. Los colocan en la puerta para hacer desaparecer lo que hay detrás. Si me conoces un poco sabes que no sigo la línea clásica del Feng Shui, y además no considero que algunos espacios deban ser borrados (como por ejemplo los baños, los trasteros o los sótanos y salas de máquinas). Cada espacio de nuestro hogar es importante, los dedicados a eliminar o desechar también. Los baños especialmente se consideran lugares sucios y de desecho por donde se pierde la energía. Desde mi experiencia, el baño puede ser un lugar sagrado de autocuidado que puede estar muy bien armonizado.

En el dormitorio los espejos no son nada recomendables, especialmente si te reflejas en él mientras duermes. Este principio también se aplica sobre armarios de cristal o ventanas sin cortina que reflejan tu imagen; no son espejos pero actúan como tales. En el dormitorio, la energía debe ser pausada y moverse de una forma serpenteante. La presencia de un espejo en un dormitorio genera un “rebote” energético constante entre tú y el reflejo del espejo. No interesa activar la energía sino relantizarla al máximo para un descanso más profundo. En cambio, en un gimnasio o sala de baile una estancia llena de espejos mantendrá activos a sus usuarios.

Una de las soluciones para colocar espejos en un dormitorio es colgarlo en el interior de la puerta del armario. Otra es taparlo durante la noche con un foulard que te guste o, si se trata de una puerta con espejo, colocar justo delante, en el techo, un estor que puedas bajar cada vez que vayas a dormir.

Elije espejos grandes de una sola pieza antes que espejos grandes creados a partir de espejos pequeños colocados juntos. Aunque sea sin separación, este tipo de composición crea imágenes rotas que no nos benefician a la hora de tomar conciencia de nuestro cuerpo en su totalidad.

En realidad, los espejos son de mucha utilidad en el Feng Shui que aplicamos a los espacios para encarar el ki. En los espacios de descanso y/o estudio conviene sentirnos seguros para poder concentrarnos en lo que estemos haciendo. Cuando desde la cama o desde nuestro escritorio no vemos la puerta de acceso, puede crearnos inseguridad e intranquilidad. Aunque sea tan sutil que no lo percibamos, nuestro cuerpo gasta energía manteniéndose en estado de alerta porque se siente en peligro. En estos casos, colocamos un espejo para dar visibilidad desde nuestra posición y así controlar el espacio con la mirada. Cuánto más grande sea el espejo más visibilidad nos dará y más efectivo será generándonos seguridad.

En conclusión, el (buen) uso de los espejos supone utilizarlos con conciencia y con un objetivo muy claro para no alterar la energía de nuestra casa de forma negativa. ¿Tienes espejos en casa?

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies