fbpx

Feng Shui para ciudades

Una de las maravillas del Feng Shui es que puede aplicarse a cualquier escala, desde la superficie de un escritorio a una macro ciudad.
 
Los principios son los mismos, así como los ritmos que rigen la naturaleza son los mismos que rigen nuestro organismo. Macro y microcosmos.
 
Hace unos días estaba releyendo un librito sobre Feng Shui publicado en 1999 por mi maestra, amiga y vecina durante unos años, Marta Povo. En él analiza el Feng Shui de Barcelona* colocando el Pa Kua, esquema energético de 9 áreas, sobre el plano de la ciudad.
 

 “Si en Barcelona situamos la entrada de la ciudad donde históricamente ha estado siempre, es decir en el Puerto, la Estación de Francia y las murallas del casco antiguo (correspondiente a la zona 1, el camino, el trabajo, la programación de la vida), veremos que, de forma contrapuesta, la zona 9 de la ciudad se encuentra en la colina del Tibidabo, área de la iluminación, la consecución y el prestigio, que en Barcelona corresponde exactamente a los barrios tranquilos o residenciales como el Putxet, principio de la Bonanova, Avenida del Tibidabo y el Valle de Hebrón. Además en la cima de la montaña del Tibidabo se encuentra un templo, con la imagen erguida del Maestros, con los brazos abiertos en bendición, visible desde toda la ciudad (un símbolo más claro de “iluminación” es difícil encontrarlo).
 
     La zona 5 del Feng Shui, o punto central de distribución de la Barcelona del siglo XX, está situada exactamente en el cruce de Diagonal y Paseo de Gracia, punto marcado claramente por un obelisco con un pequeño pararrayos en la cúspide (monumento popularmente llamado “el lápiz”).
 
    De esta manera, la zona 4, que según la filosofía del Feng Shui corresponde a la energía de prosperidad, abundancia y riqueza, es precisamente donde en Barcelona se encuentran los barrios más acomodados y la máxima actividad financiera de la ciudad: Sarriá, Bonanova, Tres Torres, Pedralbes, Turó Park, y la parte alta de la Diagonal.
 
     La zona 3, que el Feng Shui asocia al legado cultural, a los maestros y a la salud, en mi ciudad se encuentran, desde la época franquista, todas las Facultades de Ciencias y de Letras que han formado a los ciudadanos actuales. Esta área no sólo corresponde urbanísticamente a la Zona Universitaria sino al gran Hospital Clínico, sede no sólo de salud sino de enseñanza médica, y prácticas facultativas, así como a los barrios de las Corts y Sants, conocidos por su espíritu tradicional, comercial y artesanal.
 
     En la zona 8 de Barcelona, área asociada a la contemplación, a la reflexión y a la cultura, se encuentra la montaña de Montjuic (el pulmón de la ciudad), lugar de paseo y de silencio por excelencia, además de estar allí ubicados los mayores museos y fundaciones culturales y artísticas.
 
     La zona 6, que corresponde a los intercambios, los amigos y la fraternidad, es el último tercio de la Gran Vía, el núcleo de las Glorias, el barrio de Pueblo Nuevo y la Villa Olímpica, lugares donde recientemente se ubican grandes centros comerciales, lúdicos y culinarios, hacia los que acuden diariamente millares de personas.
 

La zona 2 de Barcelona corresponde principalmente a los barrios de Horta y San Andrés, y energéticamente asociada al amor, la comprensión y el matrimonio.
Particularmente no tengo mucho que decir sobre estos barrios, posiblemente porque las relaciones amorosas son internas y no salen a la luz, por tanto es difícil su observación; sin embargo estos barrios son lugares en los que viven familias estables, sencillas, conservadoras y muy comunicativas.
 
     (…) La zona 7 de la ciudad perteneciente a la creatividad e hijos (izquierda del Ensanche, Campo del Arpa, Sagrera) es donde se encuentra el monumento a la “Sagrada Familia” de Gaudí, además de ser barrios muy poblados y estadísticamente llenos de familias numerosas.”
 
     Pero el hecho de no encontrar en esta última área una representación importante del arte y la creatividad hizo pensar a Marta Povo que quizás algo estaba cambiando en la ciudad. Descubrió que el lugar por excelencia de los artistas plásticos y del espectáculo, galerías y museos vanguardistas correspondía en realidad con la parte antigua del Born y el barrio de la Ribera (antes clasificado como zona 1). Así que giró el Pa Kua 90º, situando este barrio en la zona 7 y lo que descubrió después fue sorprendente.
 

 Con este nuevo giro, la puerta de entrada a la ciudad era el Aeropuerto del Prat, la ampliación del cual coincidía con la llegada masiva de artistas, galerías y tiendas vanguardistas en el barrio de la Ribera. El área 3 relacionada con el conocimiento estaba ahora situada en la zona de Bellaterra y detrás del Tibidabo (antes zona 9). Las nuevas familias y parejas jóvenes se estaban mudando a la Villa Olímipica (zona 2, el amor y las relaciones) y la avenida Diagonal se convertía pues en la entrada principal de la ciudad (zona 1). 
 
      Teniendo en cuenta que este libro fue publicado en 1999, ¿qué podríamos decir hoy,  17 años después, sobre cómo ha evolucionado la ciudad según esta disposición del Pa Kua? 
 
 
 
 
* Armonía y hábitat. Nuestro espacio vital en relación al Feng Shui, Marta Povo.
Mtm editor.es (1999)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies