fbpx

Dormir con plantas ¿peligro o no?

Existe la idea que las plantas en el dormitorio nos roban el oxígeno mientras dormimos, seguro que lo has oído en alguna ocasión. ¿Qué hay de verdad en esto? ¿Tienes plantas asesinas en tu habitación? Muchas personas han eliminado todas las plantas del dormitorio e incluso del resto de la casa.
 
 
Según la bioconstrucción, las plantas son un elemento indispensable o muy importante dentro de una casa ecológica. De hecho, es común ver paredes vivas en este tipo de viviendas, tanto en el exterior como en el interior. En el exterior amortiguando el ruido y reduciendo la necesidad de calefacción, pues aíslan del viento y el frío; y en el interior regenerando el aire y bajando la temperatura entre uno y tres grados centígrados en climas calurosos.
 
 
Entonces, ¿es seguro tener plantas en el dormitorio? Como todos los seres vivos, las plantas respiran… de día y de noche, claro. Durante el día hacen la fotosíntesis con la luz del sol, a parte de respirar. Y durante la noche sólo respiran. Aunque emanen CO2 durante todo el día y la noche, también generan más O2 del que  consumen. Es más seguro dormir con plantas que con tu pareja al lado, ésta emite mucho más CO2 que las plantas ¡y no por ello l@ echamos de la habitación o de casa! 😉
 
Según el Feng Shui, uno de los reguladores de aceleraciones energéticas más efectivos son las plantas. Este tipo de aceleraciones se dan siempre entre ventanas y puertas, entre puertas, en escaleras o en pasillos largos y rectos. El efecto es parecido a la corriente de aire que se crea cuando abrimos ventanas en casa. Las corrientes energéticas generan estrés, nerviosismo y desgaste a las personas que estudian, descansan o duermen en medio de una de estas alineaciones. ¿Cómo ayudan en este caso las plantas?
 
 
El campo energético de las plantas, como seres vivos que son, actúa como un freno ante este tipo de aceleraciones energéticas. Hay otros elementos que las neutralizan, pero las plantas son mucho más efectivas, además de dar una nota de color y calidez a los espacios. La energía que llena nuestros espacios, y que debería fluctuar de una forma suave y armoniosa, una vez acelerada por líneas rectas se relentiza al “chocar” con el campo energético de las plantas, volviendo a un movimiento más lento y agradable para las personas que habitan ese espacio.
 
Así que no dudes a la hora de colocarlas en el dormitorio, precisamente es allí donde más suave debe ser el flujo energético, para ayudarte a descansar.
 

Susanna Cebrián.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies